Limpieza del acero inoxidable: mantenimiento del fregadero

Perfectly cleaned stainless steel sink

Por fin ha llegado: ¡tu nuevo fregadero de acero inoxidable! El brillo de un fregadero recién instalado atraerá miradas de admiración. Si quieres mantenerlo así, tienes que saber cómo hay que limpiar y cuidar correctamente el acero inoxidable. Esto incluye la limpieza diaria, la eliminación de la cal y la limpieza a fondo mensual.

Satin polish surface

Esmalte satinado

Un fregadero de acero inoxidable pulido es una auténtica joya para la cocina.

Satin matte surface

SteelArt mate satinado

Muy sofisticado. Con un toque brillante. El fregadero de acero inoxidable mate satinado SteelArt es sutil y precioso.

Brushed surface

Acabado cepillado

En un acabado mate, el fregadero de acero inoxidable ligeramente pulido se integra sutilmente en el concepto general de la cocina.

Durinox surface

Durinox

El Durinox, que ha sido desarrollado expresamente, se raya con menos facilidad que cualquier otro tipo de fregadero de acero inoxidable.

Linen surface

Lino

A primera vista, parece áspero pero maravillosamente delicado, ¿qué te parece el acero inoxidable con un aspecto de lino?

SteelArt satin polish surface

Esmalte satinado SteelArt

El aspecto elegante y brillante del acero inoxidable con cepillado lineal ofrece una imagen de sofisticación y exclusividad.

Maintain the shine and look of your sink with the right kind of cleaning.

Evita estos errores a la hora de limpiar

  • No utilices productos de limpieza agresivos, limpiadores abrasivos ni lejía que contenga hipoclorito
  • No utilices baños de limpieza para la plata
  • No utilices cepillos ni estropajos por el lado rugoso (especialmente los estropajos para ollas)
  • No utilices nunca esponjas de acero para la limpieza

Todos estos productos pueden causar arañazos y dañar permanentemente la superficie de acero inoxidable de tu fregadero.

Limpieza diaria

Todas las superficies de acero inoxidable se limpian mejor inmediatamente después de su uso. Esto ayuda a evitar la formación de cal. El proceso es muy sencillo: aplica un poco de detergente en el lado blando de un estropajo. Limpia la superficie de acero inoxidable trabajando en la misma dirección del cepillado. Podrás ver la dirección si miras el acero inoxidable desde un ángulo. Cuando acabes, simplemente enjuágalo con agua limpia y sécalo con un paño de microfibra. Esto también ayuda a evitar la formación de cal. ¡Y listo!

Aquí te explicamos cómo limpiarlo correctamente: al limpiarlo, evita los movimientos circulares, porque pueden provocar cambios permanentes en la estructura de la superficie. Esto es aplicable especialmente a superficies con acabado mate satinado. Ten en cuenta también que pulir con fuerza en un punto concreto puede provocar cambios en el nivel de brillo de esa zona.

Cada superficie de acero inoxidable es diferente

¡El acero inoxidable no es todo igual! En su forma original, las superficie sde acero inoxidable con un acabado natural son resistentes. Estas superficies pueden tratarse con productos de limpieza antical o de limón o vinagre. Las superficies con aspecto de lino, mate satinado y Durinox también se pueden limpiar de esta manera.

Durinox es extremadamente duro para el acero inoxidable sin revestimiento y, por lo tanto, es el doble de resistente que las superficies de acero inoxidable convencionales; sin embargo, tampoco se debe utilizar ningún producto para pulir. Para la limpieza diaria puedes utilizar un paño de microfibra húmedo o una esponja suave sin detergente. Una gran ventaja es que los fregaderos de acero inoxidable Durinox también son resistentes a las huellas dactilares.

Las superficies con un pulido o un acabado cepillado requieren un poco más de cuidado. Estos materiales deben pulirse siguiendo la dirección del cepillado.

Cómo eliminar la cal incrustada

Los detergentes a base de vinagre o limón son buenos para eliminar la cal. Limpian a fondo y son fácilmente biodegradables. Sin embargo, si sus agentes de limpieza contienen algún aditivo, debes tener un poco de cuidado: los ingredientes que se añaden a estos productos de limpieza tienden a ser demasiado agresivos para la mayoría de las superficies de acero inoxidable. Si también contienen sustancias que eliminan la cal, las partículas pequeñas del fluido pueden frotar la superficie de acero inoxidable y hacer que cambie su apariencia.

Para estar seguro, es mejor elegir la esencia pura de vinagre, la misma que usaría tu abuela. Diluye la esencia del vinagre con agua en una proporción de 1:10. O también puedes utilizar BLANCO Antikalk: esta fórmula ha sido desarrollada especialmente para su uso en fregaderos y griferías BLANCO . Limpia de forma cuidadosa y eficaz.

Aquí ocurre lo mismo:al limpiar acero inoxidable, frota siempre en siguiendo la dirección del cepillado. Evita los movimientos circulares. A continuación, aclara a fondo las superficies con agua limpia para que no queden restos del producto de limpieza. Finalmente, seca el fregadero con un paño de microfibra.

Limpieza básica regular

Debes limpiar a fondo tu fregadero de acero inoxidable con un agente de pulido adecuado cada 3 o 4 semanas. Una excepción son los fregaderos de acero inoxidable de Durinox, con acabado mate satinado, acabado natural o aspecto de lino. Como estos materiales son más delicados, debes evitar el uso de productos para abrillantar.

Lo siguiente se aplica a todas las versiones de acero inoxidable: el pulido sella la superficie para que se forme menos cal. Además, tu fregadero se vuelve menos susceptible a las antiestéticas huellas digitales. Si lo limpias con regularidad, se formará una capa protectora con el paso del tiempo, lo que hará que los arañazos desaparezcan y aumente el brillo.

¡Son buenas razones para usar un poco de abrillantador de vez en cuando! Te recomendamos BLANCO Polish. Esta sustancia sella la superficie de tu fregadero, lo que hace que el agua se deslice más fácilmente. El resultado: ¡se adhiere menos cal y tu fregadero mantiene un brillo uniforme y duradero!

Cómo abrillantarlo correctamente: aplica un poco de esmalte sobre el lado suave de un estropajo y aplícalo siguiendo la dirección del cepillado de las superficies de acero inoxidable. Cuando termines, enjuaga las superficies con agua limpia y sécalas con un paño de microfibra. Ten mucho cuidado al hacerlo, ya que abrillantar un solo lugar puede hacer que ese punto brille más que el resto del fregadero. Esto podría reducir el impacto visual general.

¡Prueba los productos de limpieza y cuidado BLANCO para acero inoxidable!

BLANCO Antikalk:
Con BLANCO Antikalk no te arriesgas: la fórmula ha sido especialmente desarrollada para las superficies de fregaderos y griferías BLANCO. Limpia de forma cuidadosa y eficaz.

BLANCO Polish:
BLANCO Polish sella la superficie de tu fregadero, por lo que el agua se desliza con facilidad y, por lo tanto, se adhiere menos cal a las superficies. Además, el abrillantador también garantiza un brillo duradero y uniforme y minimiza los arañazos.

Preguntas sobre los fregaderos de acero inoxidable

¿Los fregaderos de acero inoxidable pueden oxidarse?

El acero inoxidable se mantiene siempre igual: resistente y a prueba de oxidación. Esto se debe a que su recubrimiento pasivo se regenera constantemente. Debes limpiar a fondo tu fregadero de acero inoxidable para asegurarte de que siga brillando durante muchos años. Es especialmente importante eliminar todos los depósitos de suciedad y cal. Sin embargo, el fregadero no responderá bien a los productos de limpieza que contengan cloro o ácido clorhídrico. Las soluciones de cloruro de sodio fuertes que tardan demasiado tiempo en actuar, tampoco son adecuadas.

Pero, ¿qué pasa si veo un par de marcas de color naranja-rojizo diminutas en el acero inoxidable? Si el acero inoxidable entra en contacto con objetos oxidados, como el acero barato y sin protección, el óxido puede transferirse al fregadero. No tienes que preocuparte. Puedes limpiar el óxido con una esponja húmeda y un limpiador especial para acero inoxidable, y tu fregadero volverá a estar impecablemente limpio.

¿Qué puede causar pequeñas marcas en la superficie de un fregadero de acero inoxidable?

Incluso las obras maestras, como nuestros fregaderos de acero inoxidable, a veces tienen pequeñas marcas en su superficie. Esto suele deberse a depósitos calcáreos causados por el agua. En estos depósitos calcáreos se acumulan partículas de suciedad, por lo que notarás pequeñas marcas en tu fregadero que, de otro modo, brillaría. Otra posible causa son las pequeñas partículas de hierro y óxido de las tuberías de agua. Estas partículas pueden dejar restos de óxido en tu fregadero de acero inoxidable.

Sin embargo, puedes tener todo bajo control en un abrir y cerrar de ojos. Las impurezas y los restos de cal pueden eliminarse rápidamente con un paño húmedo. Si tienes problemas para eliminar la cal incrustada, prueba con un limpiador especial. Una vez hecho esto, tu fregadero de acero inoxidable tendrá el mismo aspecto que antes: limpio y reluciente.

¿Cómo puedo evitar que se formen pequeñas marcas en mi fregadero de acero inoxidable?

Este brillo radiante requiere un poco de cuidado. No requiere mucho esfuerzo, pero debe limpiarse con frecuencia. Así es que si quieres evitar que queden pequeñas marcas en el fregadero de acero inoxidable, sécalo después de cada uso. No es necesario frotar con fuerza. Después de enjuagarlo, simplemente límpialo con un paño suave y un limpiador suave y sécalo. ¡Todo listo!

Si ves una marca antiestética, utiliza un producto de limpieza descalcificador especialmente diseñado para el acero inoxidable. Si usas un estropajo apto para el acero inoxidable, la superficie quedará tan limpia que te preguntarás cómo es posible que hayas quitado esas manchas tan rápido.

¿Por qué mi nuevo fregadero de acero inoxidable tiene marcas de arañazos después de solo unas semanas?

Es nuevo pero ya tiene algunos arañazos: al principio, tu fregadero de acero inoxidable será un poco susceptible a los arañazos. Pero no hay de qué preocuparse. Es completamente normal, incluso en nuestro acero inoxidable de alta calidad. Simplemente espera y ya verás: después de unos días, muchos de los pequeños arañazos habrán desaparecido de nuevo. ¿Qué sucede? Los arañazos no se han esfumado, sino que se cierran lentamente gracias al efecto del oxígeno. Así se renueva constantemente el revestimiento pasivo. Es decir, el fregadero de acero inoxidable de tu cocina se cura solo.

Cuidar bien de tu fregadero empezará a dar resultados en tan solo unas semanas, así que utiliza productos para el cuidado y un estropajo con regularidad. Cuanta más atención prestes a tu fregadero, más resistente será a los arañazos.

¿Cómo puedo limpiar el tapón filtro?

El tapón filtro es el héroe secreto de tu fregadero. Después de todo, evita que el fregadero se obstruya y así garantiza una funcionalidad perfecta. Sin embargo, con el tiempo, el tapón filtro acumulará algo de suciedad, por lo que deberías limpiarlo de vez en cuando. Ni siquiera tienes que comprar un limpiador especial para ese fin.

Este es nuestro truco: pon una cucharadita de detergente lavavajillas en polvo en el tapón filtro cerrado. Vierte aprox. 250 ml de agua hirviendo sobre ella y deja que la solución funcione. A continuación, cepíllalo y frótalo (por ejemplo, con un cepillo para fregar los platos) hasta que el tapón filtro y el depósito de drenaje vuelvan a brillar. Por último, abre el tapón filtro y extrae el inserto del tapón. Ahora tienes espacio suficiente para limpiar la abertura de la cubeta de drenaje. Cuando ya esté bien limpia, vuelve a colocar el tapón filtro y enjuágalo con agua limpia.

¿Los orificios para las griferías ya están perforados en los fregaderos?

Hacemos todo lo posible para asegurarnos de que todo esté listo, por lo que casi todos nuestros fregaderos de acero inoxidable y cerámica vienen con un orificio ya perforado para el grifo. Esto significa que no tendrás que realizar ningún trabajo adicional antes de realizar la instalación. Algunos fregaderos Silgranit están marcados desde abajo. Solo tienes que atravesar los orificios previamente marcados.

Cómo hacerlo: coloca primero el fregadero sobre un soporte resistente. A continuación, coge un punzón y colócalo en el centro de la marca. Utiliza un martillo para golpear los orificios de la grifería, el dispensador de jabón y la válvula automática, dependiendo de lo que sea necesario, pero no ejerzas fuerza sobre el propio punzón. A continuación, golpea con cuidado el resto de las piezas de Silgranit para sacarlas de los orificios marcados. Ahora usa una lima para darle al orificio el tamaño correcto. Es posible que tengas que hacerlo si el orificio está al mismo nivel que el fresado preliminar. Ya solo te queda una cosa por hacer: insertar la grifería, y listo.