Limpieza de fregaderos de cerámica: cómo cuidar las superficies de cerámicas

Perfectly cleaned ceramic sink

Se considera que los fregaderos de cerámica son muy fáciles de limpiar. Tienen una superficie lisa, dura y completamente sellada. Esto evita que la suciedad y los líquidos penetren en el material. No obstante, hay que tener en cuenta algunos aspectos a la hora de limpiar la cerámica. Para garantizar que tu fregadero de cerámica siga siendo hermoso y fácil de mantener durante mucho tiempo, te recomendamos tres niveles de cuidado (limpieza diaria, limpieza a fondo mensual y tratamiento de las superficies) y te aconsejamos sobre los productos de limpieza más adecuados. De este modo, podrás disfrutar de tu fregadero BLANCO de cerámica durante muchos años.

Qué hace que los fregaderos de cerámica sean especiales

La cerámica es un material muy resistente. Es resistente al calor y al frío, y también a los golpes y los arañazos. Las bacterias no tienen ninguna posibilidad contra la suavidad de las superficies de los fregaderos de cerámica. Los líquidos como el agua y el aceite se deslizan muy fácilmente sobre este material, por lo que es muy difícil que se formen marcas. Estas propiedades hacen que los fregaderos de cerámica tengan siempre un aspecto limpio y cuidado. Su tacto suave también convierte el trabajo cotidiano con los fregaderos de cerámica en un verdadero placer.

Limpieza diaria

La limpieza de los fregaderos de cerámica es muy sencilla: como el material es muy denso, apenas se pueden formar marcas, ya que la suciedad simplemente no se puede adherir. Sin embargo, es imprescindible que limpies un poco tu fregadero de cerámica a diario. Todo lo que necesitas es un estropajo normal, un poco de líquido lavavajillas y agua. Humedece un poco la esponja bajo un chorro de agua. Pon un poco de detergente sobre el lado suave de la esponja. Limpia la suciedad de tu fregadero de cerámica frotando la parte suave del estropajo sobre la superficie realizando pequeños movimientos circulares. Para terminar, seca la superficie con un paño de microfibras. Como puedes ver, la cerámica es muy fácil de cuidar.

Limpieza a fondo mensual

Para eliminar depósitos de cal especialmente resistentes, te recomendamos que utilices BLANCO CeraCare, un limpiador biológico especialmente diseñado para superficies . Debes realizar este tipo de limpieza a fondo cada 3 o 4 semanas.
Es fácil de usar: sumerge la esponja incluida en la lata abierta CeraCare. Limpia tu fregadero de cerámica realizando movimientos circulares pequeños. Después de aplicar CeraCare, deja que el producto actúe durante unos minutos antes de enjuagarlo con agua limpia. Esto es especialmente fácil de hacer si tienes un caño extraíble.

Si tu fregadero BLANCO Ceramic tiene una superficie PuraPlus, deberás tratarlo de forma regular. PuraPlus es un revestimiento hidrofóbico especial de BLANCO. Reduce la adhesión de la cal y facilita la limpieza diaria. Para mantener este efecto, te recomendamos el kit BLANCO PuraPlus, un producto de cuidado con dos componentes especialmente diseñados para las superficies cerámicas PuraPlus.
Aplica un poco de PuraPlus Starter en un paño de microfibras y frótalo uniformemente sobre el fregadero, realizando pequeños movimientos circulares. A continuación, seca bien la superficie.
Para el segundo paso, utiliza el líquido PuraPlus. Agita un poco la botella y vierte algo de líquido PuraPlus sobre papel de cocina. Frótalo sobre el fregadero realizando pequeños movimientos circulares. Deja que actúe durante unos 10-15 minutos. Para terminar, seca la superficie frotando con un paño de microfibras hasta que ya no queden rayas.
Después de tratar el fregadero con el líquido PuraPlus, notarás cómo el agua se desliza con muchísima facilidad: el líquido ya no se adhiere a la superficie y, así, se forma menos cal.

Evita estos productos de limpieza

Aunque las superficies de cerámica son resistentes a las marcas, debes tener en cuenta que algunos productos de limpieza no deben utilizarse para limpiar la cerámica. Entre ellos se incluyen:

  • Agentes abrasivos o en polvo
  • Limpiadores de desagües agresivos y altamente concentrados
  • Limpiadores fuertes para griferías y acero
  • Cepillos ásperos o esponjas de acero

Todos los elementos mencionados anteriormente pueden dañar la superficie. Esto hace que el fregadero pierda su brillo y parezca mate. Para evitarlo, te recomendamos que utilices los productos de limpieza y cuidado BLANCO, porque están diseñados para las propiedades específicas de la cerámica.

Preguntas sobre fregaderos de cerámica

¿Qué tiene de especial un fregadero de cerámica?

Son la síntesis definitiva entre naturaleza y diseño porque fabricamos nuestros fregaderos de cerámica a partir de materias primas naturales. Esto significa que cada fregadero es una pieza única, el tuyo también. Es evidente por su aspecto y por la sensación que notas cada vez que lo tocas. Formas delicadas, detalles de muy buen gusto y colores vivos que no solo llaman la atención, sino que aportan magia al corazón de tu cocina.

Esto se debe, sobre todo, a la experiencia y el cuidado que aportan nuestros empleados. Siempre crean fregaderos que cumplen con los más altos estándares, con paciencia y precisión. El carácter natural de los fregaderos de cerámica les proporciona algunas tolerancias que observamos y comprobamos meticulosamente. Sometemos voluntariamente nuestros fregaderos cerámicos a pruebas periódicas realizadas por el Consejo de Certificación de la Autoridad Evaluadora del Estado de Baviera (Landesgewerbeanstalt Bayern, LGA). Y siempre vuelven con el mismo resultado: la confirmación de que puedes confiar incondicionalmente en nuestros fregaderos de cerámica.

¿Qué resistencia tiene un fregadero cerámico?

Cortar, picar y calentar: las cosas se pueden complicar mucho en la cocina. Y es precisamente en esos momentos cuando tu fregadero de cerámica te demuestra todo lo que puede hacer. Su acabado de alta calidad le permite hacer frente a cualquier reto gracias a su superficie dura y robusta, que hace que tu fregadero sea resistente a los arañazos y a los cortes. Además, también es resistente a los golpes.

Sin embargo, esta no debería ser una invitación para que no cuides a tu fregadero. No debes dejar que los objetos que sean muy grandes o pesados caigan sobre su superficie porque dejarían marcas incluso en este fregadero tan resistente.

¿Los fregaderos de cerámica son fáciles de limpiar?

Cuando haya terminado la peor parte de preparar las verduras, la carne y la fruta en el fregadero, es esperable que el fregadero sea un caos. Pero con tu fregadero de cerámica no tienes de qué preocuparte. La superficie lisa y completamente uniforme impide que la suciedad se deposite sobre ella. Además, cualquier traza de suciedad visible después de largas sesiones de cocina es fácil de eliminar. Solo tienes que conseguir una esponja suave, un poco de detergente lavavajillas y agua tibia, y limpiarla con un paño. Lo mejor es utilizar un paño de microfibras para secar el fregadero. Pero no utilices agentes abrasivos, cepillos de acero ni limpiadores agresivos para griferías que contengan cloro. A tu fregadero de cerámica no le gustará nada.

¿Qué ocurre si los ácidos o los álcalis entran en contacto con el fregadero cerámico?

Seguro que cuando se trata de limpiar tu casa no te gusta dejar las cosas a medias. Si quieres que tu espacio quede impecablemente limpio, desde la sala de estar hasta la cocina, seguro que utilizas productos de limpieza como limpiadores domésticos estándar, soluciones alcalinas y ácidas. Tu fregadero de cerámica es bastante permisivo. Si usas accidentalmente ácidos o álcalis en el fregadero, no pasa nada, puedes terminar de limpiar con ellos. Después de todo, nuestros fregaderos son resistentes a estas sustancias.

¿Los fregaderos de cerámica son resistentes al calor?

Si alguna vez has tenido que sacar de los fogones una olla de pasta hirviendo, seguramente te habrás preguntado: «¿Dónde dejo esto ahora?» El fregadero de cerámica te proporciona mucho espacio para estos casos. Al fin y al cabo, es extraordinariamente resistente al calor, por lo tanto las altas temperaturas no pueden dañarlo. No tendrás que preocuparte por la decoloración ni el blanqueamiento. Puedes sacar de los fogones las sartenes y las ollas calientes a una temperatura de hasta 280 °C y colocarlas directamente en el fregadero.

¿Los fregaderos de cerámica son seguros para los alimentos?

Nuestros fregaderos de cerámica no solo son ideales para el fregar los platos a diario, sino que también te proporcionan un espacio práctico para cortar tomates, carne y ajo. El material lo convierte en un lugar ideal para los alimentos. La superficie lisa y no porosa evita que los restos de alimentos se introduzcan en ella.

La suciedad habitual que provocan utensilios cercanos al cortar, freír o cocinar se limpia fácilmente. Se puede limpiar incluso más rápido de lo que parece con una esponja suave, un poco de líquido lavavajillas y agua templada. Esto significa que en tu fregadero no habrá olores desagradables ni una decoloración antiestética.

¿El color de un fregadero de cerámica puede cambiar con el paso del tiempo?

Nuestros fregaderos de cerámica no cambian de color. Esto significa que puedes instalar el fregadero en una habitación con mucha luz o detrás de una ventana. La luz solar directa no supone ningún problema, por lo que el color de tu fregadero permanecerá durante muchos años del mismo color que cuando lo recibiste. De la misma forma, el uso doméstico habitual de tu fregadero no alterará su color.

Si usas mucho el fregadero, es posible que con el tiempo se formen pequeños depósitos de cal. Cuando la cal se combina con alimentos como el café o el vino tinto, puede provocar una ligera decoloración. Pero no hay que preocuparse: puedes solucionar el problema en cuestión de minutos. En este caso, utiliza concentrado de vinagre o un limpiador biológico profesional como nuestro BLANCO Antikalk. Pronto verás que no había motivos para preocuparte.

¿Qué es PuraPlus?

PuraPlus es un revestimiento especialmente diseñado para nuestros fregaderos de cerámica. No solo tiene un nombre genial, sino que también hace que la vida en la cocina sea mucho más fácil. El efecto de sellado aporta a tu fregadero una superficie de poros finos y completamente uniforme que hace que el agua simplemente se deslice. Esto lo protege de los depósitos de cal, y las impurezas apenas pueden depositarse sobre la superficie. Esto para ti significa que puedes limpiar el fregadero todos los días en unos pocos pasos.

¿Cómo debo limpiar mi fregadero de cerámica?

Si las maratones de limpieza, que requieren mucho tiempo, no son lo tuyo, tranquilo: tu fregadero de cerámica requiere muy poco mantenimiento. Basta con poner un poco de agua tibia y detergente lavavajillas en una esponja suave para limpiar el fregadero de la cocina todos los días. La mejor manera de evitar la cal es secando el fregadero con un paño de microfibras después.

Si tu fregadero está impecable pero tiene algún resto de suciedad resistente, lo mejor es optar por un producto de limpieza profesional. BLANCO PuraPlus Liquid es un buen producto para la limpieza previa de las encimeras que requieren un esfuerzo adicional. Este limpiador elimina los depósitos de cal y la abrasión del metal sin demasiadas consecuencias. Rápido y sencillo. Para garantizar que el agua siga deslizándose sin problemas por el fregadero, vale la pena utilizar un producto como BLANCO CeraCare, que limpia y nutre la superficie. Este producto volverá a sellar la superficie del fregadero. Evita usar agentes abrasivos, limpiadores de desagües agresivos, cepillos que puedan rayarlo o esponjas de acero. Esto dañará las superficies impecables. Además, podrían hacer que el fregadero pierda su precioso brillo.

¿Cómo puedo limpiar el tapón filtro?

El tapón filtro es el héroe secreto de tu fregadero. Después de todo, evita que el fregadero se obstruya y así garantiza una funcionalidad perfecta. Sin embargo, con el tiempo, el tapón filtro acumulará algo de suciedad, por lo que deberías limpiarlo de vez en cuando. Ni siquiera tienes que comprar un limpiador especial para ese fin.

Este es nuestro truco: pon una cucharadita de detergente lavavajillas en polvo en el tapón filtro cerrado. Vierte aprox. 250 ml de agua hirviendo sobre ella y deja que la solución funcione. A continuación, cepíllalo y frótalo (por ejemplo, con un cepillo para fregar los platos) hasta que el tapón filtro y el depósito de drenaje vuelvan a brillar. Por último, abre el tapón filtro y extrae el inserto del tapón. Ahora tienes espacio suficiente para limpiar la abertura de la cubeta de drenaje. Cuando ya esté bien limpia, vuelve a colocar el tapón filtro y enjuágalo con agua limpia.

¿Los orificios para las griferías ya están perforados en los fregaderos?

Hacemos todo lo posible para asegurarnos de que todo esté listo, por lo que casi todos nuestros fregaderos de acero inoxidable y cerámica vienen con un orificio ya perforado para el grifo. Esto significa que no tendrás que realizar ningún trabajo adicional antes de realizar la instalación. Algunos fregaderos Silgranit están marcados desde abajo. Solo tienes que atravesar los orificios previamente marcados.

Cómo hacerlo: coloca primero el fregadero sobre un soporte resistente. A continuación, coge un punzón y colócalo en el centro de la marca. Utiliza un martillo para golpear los orificios de la grifería, el dispensador de jabón y la válvula automática, dependiendo de lo que sea necesario, pero no ejerzas fuerza sobre el propio punzón. A continuación, golpea con cuidado el resto de las piezas de Silgranit para sacarlas de los orificios marcados. Ahora usa una lima para darle al orificio el tamaño correcto. Es posible que tengas que hacerlo si el orificio está al mismo nivel que el fresado preliminar. Ya solo te queda una cosa por hacer: insertar la grifería, y listo.

¿Cuál es la forma más sencilla de eliminar las manchas en los fregaderos oscuros?

En poco tiempo pueden aparecer manchas lechosas en tu elegante fregadero negro. Estas manchas están causadas por depósitos calcáreos, que pueden variar enormemente de un lugar a otro, y dependen también del estado de las tuberías de agua. En dichas manchas también se acumulan restos de sustancias como el té o el café y, por lo tanto, son responsables de la decoloración. Pero todo esto no es tan preocupante como suena. Por suerte, BLANCO Antikalk, un poco de limpiador a base de vinagre o ácido cítrico diluido y agua caliente, puede ser tu salvavidas. La cal se disolverá si limpias a fondo el fregadero de tu cocina con estas sustancias.

Si no quieres tener que lidiar constantemente con marcas antiestéticas, asegúrate de secar el fregadero con un paño de microfibras después de cada uso. De este modo, evitarás que se formen depósitos de cal.